Por qué es obligatorio tener copiadoras en tu oficina

Home / Copiadoras / Por qué es obligatorio tener copiadoras en tu oficina




Por qué es obligatorio tener copiadoras en tu oficina

La Revolución Industrial aceleró significativamente los procesos de manufactura y de procesamiento de información. Gracias a ella, el hombre empezó a delegar tareas tediosas y a veces de gran desgaste físico a las máquinas para dedicarse a cosas en las que pudiera emplear su inteligencia. Procesos que antes se llevaban días o meses, se comenzaron a hacer en horas y con la misma calidad que si se hicieran a mano. En TEC Electrónica sabemos cómo las máquinas pueden ayudar a facilitar el desarrollo de empresas ahorrando tiempo y dinero, y permitiéndoles proporcionar a su cliente un mejor servicio. Tal es el caso de un aparato que cualquier oficina o negocio debe tener para optimizar su funcionamiento: las copiadoras.

En la actualidad es básico contar con un aparato para sacar copias. Las oficinas en general no podrían funcionar sin uno de estos aparatos, pues son recursos que permiten completar las tareas del día a día laboral. Los documentos: oficios, carpetas, informes, etcétera, muchas veces deben imprimirse en varios juegos, o bien, fotocopiarse para resguardo de los mismos. Imprimir un mismo documento o alguna página de un libro o escrito generalmente es más caro que sólo fotocopiarlo pues estas máquinas tienen una tecnología de fotocopiado único que permite generar cientos de copias de un solo archivo de forma rápida y económica.

Debido a que las copiadoras no utilizan el mismo sistema de impresión que las impresoras de inyección de tinta, el costo por página impresa será mucho más económico. Además tienen la ventaja de la rapidez, pues producen copias mucho más rápido que las impresoras convencionales en grandes cantidades. Los aparatos para sacar copias utilizan tintas que se basan en polvos para imprimir un documento determinado. Esto es menos costoso, sobre todo cuando se está hablando de cantidades importantes de páginas. Si hablamos de una impresora normal láser o con inyección de tinta, hablamos de una mayor inversión monetaria y además mucho tiempo de espera ¿cuántas veces no se ha trabado o dejado de funcionar por que se acaba el cartucho de cierto color aunque no se esté usando? Ésta es una de las razones principales por las cuáles las máquinas para copiar no han perdido terreno ante los grandes despliegues y publicidad que hacen las empresas sobre sus impresoras, si bien es cierto que para cierto tipo de impresión son útiles, las impresoras normales nunca superarán a una copiadora en producción de reproducciones del mismo documento.

Desde su aparición, las máquinas para fotocopiado cambiaron el modo de trabajo en todos los ámbitos. ¿Cómo hacían antes los estudiantes para recabar información? Pues tenían que anotar a mano en sus cuadernos o pasar horas y horas en la biblioteca pues no había una forma más sencilla de trabajar con la información.

Antiguamente, las reproducciones de libros, por ejemplo, se hacían a mano. Muchos inventores intentaron crear métodos o máquinas para automatizar el proceso, con un éxito limitado. Por ejemplo, Thomas Jefferson usó un pantógrafo: un dispositivo de madera conectado a su pluma manipulaba otra pluma con los mismos movimientos, creando una copia mecánica. El pionero del motor a vapor, James Watt, creó un dispositivo que tomaba una página recién escrita y aplastaba otra hoja contra ella, transfiriendo parte de la tinta al revés. De ahí se da un salto a principios del siglo XX, la máquina usada para hacer reproducciones era el mimeógrafo, que usaba tinta para producir un pequeño conjunto de copias que se volvían borrosas con cada duplicación.

En 1959, se lanzó la primera fotocopiadora fácil de usar, que fue fruto de más de 20 años de experimentación y trabajo. Esta primera copiadora creaba una imagen electrostática de un documento en un tambor metálico rotatorio y lo utilizaba para transferir tinta de un tóner a un pedazo de papel que luego se sellaba con calor. En ese entonces era un método rapidísimo pues la copia quedaba lista en tan sólo siete segundos. Allí comenzó el boom de estas increíbles máquinas produciendo cantidades exorbitantes de copias que aumentaban año con año.

Hoy en día, la importancia de las fotocopiadoras es esencial en diferentes negocios, entre los que más utilizan este tipo de máquinas están las escuelas y las oficinas. El trabajo se realiza de una manera más rápida y por esta razón, las empresas son capaces de aprovechar la eficiencia de tales máquinas. La tecnología avanza rápidamente y pasa lo mismo con las técnicas para fotocopiar, cada día se realizan nuevos métodos y mejoras para ofrecer a los clientes rapidez y satisfacción para la producción de sus materiales y para el buen funcionamiento de su empresa.

Lo que no podemos dejar de mencionar es que una fotocopiadora es de uso simple, cualquier persona puede aprender a manejarla pues está diseñada para hacer el trabajo más fácil, con el mantenimiento adecuado será el mejor aliado para su empresa o negocio.

Por todo esto se dará cuenta de que las copiadoras será una inversión útil y funcional para el manejo y buen desempeño de cualquier empresa. Además de estos útiles productos, en TEC Electrónica tenemos una amplia gama de productos de identificación automática y pesaje útiles para hacer más productivo a cualquier negocio. Le invitamos a explorar nuestra página web, o mejor aún, a contactarnos vía telefónica para conocer todas las soluciones que tenemos a su disposición, así como nuestros programas para distribuidores, los cuales les dan acceso a herramientas como líneas de crédito, cursos de capacitación sin costo, materiales de promoción, soporte técnico y todo lo demás que puedan requerir para convertirse en grandes distribuidores de tecnología.

Publicaciones recientes

Deja un comentario


*

Contáctanos

Deja tus datos y nos pondremos en contacto contigo, lo antes posible.

Usuario final:    Distribuidor:
¿No es legible? Cambiar texto. captcha txt